Seguros Porcar

Consorcio – Inundaciones de marzo de 2015 en Castellón

EL CONSORCIO DE COMPENSACIÓN DE SEGUROS INFORMA A LOS ASEGURADOS PERJUDICADOS POR LAS INUNDACIONES OCURRIDAS EN LA PROVINCIA DE CASTELLÓN

El CONSORCIO DE COMPENSACIÓN DE SEGUROS, Entidad Pública del MINISTERIO DE ECONOMÍA Y COMPETITIVIDAD, indemnizará los daños producidos a las PERSONAS o en los BIENES sobre la base de los siguientes REQUISITOS:

Con carácter general, ESTAR PREVIAMENTE ASEGURADO. Por tanto, las personas o los bienes dañados deberán estar amparado por una póliza de seguro que esté vigente en el momento de producirse los daños.

  1. En el supuesto de DAÑOS A PERSONAS, éstas deberán tener concertada una póliza de seguro que cubra el riesgo de ACCIDENTES, incluso de forma combinada con otras coberturas o como complemento de las mismas (por ejemplo, en una póliza de seguro de vida), o una póliza del ramo de VIDA  que garantice EXCLUSIVA O PRINCIPALMENTE el riesgo de FALLECIMIENTO.
  2. En el caso de VEHÍCULOS AUTOMÓVILES (turismos, camiones, autobuses, vehículos comerciales, motocicletas, ciclomotores, …) la póliza de seguro deberá incluir algún tipo de cobertura de daños al propio vehículo (por ejemplo, rotura de lunas, robo, o los llamados seguros a todo riesgo). Por tanto, no serán indemnizables por el Consorcio de Compensación de Seguros los daños que se hubiesen producido a vehículos sobre los que se hubiese concertado exclusivamente una póliza de seguro de responsabilidad civil (pólizas habitualmente conocidas como de “seguro obligatorio” y “daños a terceros”).
  3. En los DEMÁS TIPOS DE BIENES, la póliza de seguro deberá incluir la cobertura de alguno de los siguientes riesgos: incendio; robo; rotura de cristales; daños a maquinaria; equipos electrónicos; ordenadores; o modalidades combinadas de los mismos como, por ejemplo, las pólizas conocidas como multirriesgo del hogar, de comunidades, de oficinas, de comercio, de talleres, de industria, pólizas pyme, etc.
  4. Para que el Consorcio cubra la PÉRDIDA DE BENEFICIOS es necesario que ésta se encuentre asegurada en la póliza, que sea consecuencia de un daño directo en los bienes asegurados y que dichos bienes sean propiedad o estén a disposición del propio asegurado.

FORMAS DE EFECTUAR LA COMUNICACIÓN DE LOS DAÑOS

La comunicación de los daños podrá hacerse directamente por el asegurado afectado o a través de su entidad aseguradora, o del agente o corredor de seguros del asegurado. La forma más rápida y sencilla es comunicarlos por una de las siguientes vías alternativas:

  1. A través de los teléfonos 902 222 665 ó 952 367 042 , de lunes a viernes, de 9 a 18 horas.
  2. Por Internet, a través de la web del Consorcio de Compensación de Seguros www.consorseguros.es, si se dispone de certificado o DNI electrónicos.

En ambos casos es necesario que se faciliten lo siguientes datos:

  • Datos de la póliza de seguro: entidad aseguradora y número de póliza.
  • Datos de quien realiza la comunicación de daños y del asegurado, si fueran personas distintas: nombre y apellidos o razón social; NIF o CIF; dirección y teléfonos de contacto.
  • Datos para el pago de la indemnización: código cuenta corriente (20 dígitos), compuesto de número de entidad bancaria; número de la sucursal de la misma; dígitos de control; y número de la cuenta.
  • En el caso de daños a vehículos a motor: marca, modelo y matrícula del vehículo dañado. Si se encontrase en un taller para ser reparado, nombre, dirección y teléfono del mismo para agilizar la peritación de los daños.

PERITACIÓN DE LOS DAÑOS

El Consorcio de Compensación de Seguros enviará un perito tasador de seguros para valorar los daños. Para facilitar la tarea de peritación se ruega lo siguiente:

  • Tener a disposición del perito los presupuestos y facturas de reparación y de original y copia de la póliza de seguro y del recibo de pago de la prima, así como de algún recibo o documento bancario en el que conste, para su verificación, la cuenta bancaria (20 dígitos) a la que se hubiera solicitado que se abone la indemnización.
  • En el caso de deterioro o destrucción de los bienes dañados o de reparaciones urgentes realizadas antes de la visita del perito tasador, el asegurado deberá conservar:
    • los restos de los bienes dañados a disposición del perito y, si no fuera posible, sacar fotografías de la retirada de los mismos.
    • las facturas en caso de que se tuviese que realizar alguna reparación urgente.

ABONO DE LA INDEMNIZACIÓN

El Consorcio de Compensación de Seguros realizará el pago de las indemnizaciones en todos los casos directamente a los beneficiarios del seguro mediante transferencia bancaria.

INFORMACIÓN ADICIONAL

En los teléfonos 902 222 665 y 952 367 042, de lunes a viernes, y de 9 a 18 horas.

En la página web del Consorcio de Compensación de Seguros: www.consorseguros.es

El mediador goloso

Contratar seguro panaderia

Hoy atiendo en el despacho a un matrimonio encargado de la presidencia de su comunidad de vecinos.

Me comentan que han tenido un robo y se han visto algo desbordados por lo sucedido.

Uno de los motivos por el cual desconocen cómo se resolverá el siniestro es que no encuentran la póliza. Según me comentan, el anterior presidente contrató la póliza en una panadería.

Han podido averiguar que hay una sucursal en otra localidad y el perito que les valora los daños se desplaza desde otra provincia, situada a más de 150 km de distancia.

En definitiva, la falta de asesoramiento es total y sin tener la póliza en sus manos la posibilidad de conocer como se resolverá el siniestro es bastante incierta. Al menos, hasta que puedan conseguir un duplicado, que obviamente le tendrán que facilitar en la sucursal… y no en la panadería.

Del “mediador” que hizo el contrato nada se sabe.

Es importante que el cliente busque un mediador de seguros profesional y no se deje embaucar por algún mercachifle desesperado por vender a cualquier precio.

El mediador no solo ha de asesorar para garantizar la cobertura de los bienes sino que también ha de asistir al asegurado en la gestión del siniestro. ¿De qué sirve si la persona con la que hemos confiado para la contratación desaparece una vez se ha embolsado la comisión de venta?

Hay que informarse sobre quién es el que va a mediar nuestro contrato. ¿Es un auxiliar externo o un corredor? ¿Qué formación tiene o se le exige para realizar sus funciones? ¿Va a poder ofrecerme soluciones o atender mis quejas? ¿Está colegiado o puedo tener referencias y garantías sobre sus buenas prácticas o servicios? ¿Cuenta con un seguro de responsabilidad civil derivada de sus actuaciones?

Todo vale por una venta

Un reciente estudio realizado por Inese nos muestra las dificultades financieras por las que atraviesan numerosas corredurías en nuestro país, arrastrando un descenso superior al 35% en su cifra de negocio .

Estos resultados implican una caída del 100% sobre beneficios. Dicho en otras palabras, en el año 2.012 muchas corredurías no obtuvieron ningún beneficio.

Según subraya Francisco Betés, presidente de IMAF, en el último número de Actualidad Aseguradora Mediación, nos hace pensar que “si extrapolamos el número de corredurías analizadas al total de las corredurías españolas, cerca de 2.000 corredurías estarían al borde del cierre en los próximos años”.

¿Y cuales son las consecuencias?

Todos sabemos que la principal actividad en la empresa que genera ingresos son las ventas y que cada día vender es más complicado.

El consumidor se puede encontrar con situaciones peliagudas, desde mercachifles desesperados que intentan vender humo, hasta los que se dedican a timar descaradamente, y más cuando el producto o servicio que ofrecen no es ni de lejos el mejor del mercado.

En el ámbito asegurador, la póliza no deja de ser un ingrediente y es el mediador el que ha de aportar el valor añadido.

Desconfía del que pretende ofrecer “lo mismo pero más barato” y se olvida de hacer un correcto análisis e identificación del riesgo. En caso de siniestro los resultados serán completamente distintos.

Cuidado con los comerciales de seguros a pie de calle

timoseguros¿Recuerdas al señor que se presenta en tu casa para revisar la instalación de gas y sustituir la goma del butano?

El mismo timo ha vuelto, pero esta vez adaptado al sector de los seguros.

Si alguien acude a tu casa o negocio y se ofrece para sacarte unos presupuestos de seguro, pidiéndote el DNI y tu firma

NO FIRMES NADA!

Se va a llevar vuestra documentación y va a realizaros un cambio de mandatario.

No va a volver con los presupuestos porque se va a apropiar de todos tus contratos de seguro de forma inmediata. Acabas de autorizarle con tu firma y DNI.

No firmes nada sin leer. Ya hay varios afectados que no saben donde se están gestionando sus contratos.

En la mayoría de los casos son empresas legales pero que actúan bordeando la legalidad; haciendo comentarios o utilizando estrategias que llevan a confusión a los consumidores.

A veces se dan a conocer como representante de alguna conocida aseguradora; curiosamente, la tuya. Otras veces te dicen que no necesitan ningún dato, simplemente con tu firma y DNI es suficiente para realizar dichos presupuestos.

Esto es REAL, no es un mensaje en cadena, ni un truco. Está sucediendo en la provincia de Castellón desde hace unos meses.

El que quiera más información o le haya sucedido este engaño puede contactar conmigo al 964 36 00 88.

Seguro de coche barato, barato.

Muchas aseguradoras han optado por vender productos a bajo precio, lo cual resulta interesante al consumidor de cara al ahorro. En este artículo voy a comentar algunas prácticas habituales, tanto en canales tradicionales como en venta directa.

¿De donde se reducen costes para mantener cierta rentabilidad en un seguro descafeinado?

Tramitación y atención al cliente:

  • Call centers: teleoperadores de dudosa cualificación a los que no se les exige legalmente ningún tipo de formación y que nunca morderán la mano a quien les da de comer. La calidad del servicio prestado dependerá de a quien le salte la llamada. Nos tocará aguantar esperas y repetir nuestro problema al operador, el cual le responderá estrictamente según los procedimientos establecidos por la aseguradora.
  • Trasladar todos los trámites de gestión al cliente a través de un teléfono 902 o una página web.
  • Rastreadores y comparadores de precios: Corredurías o empresas de mediación en busca de clientes. Únicamente venden la póliza pero luego no puedes acudir a ellos si tienes algún problema. Es ridículo llamarlos comparadores ya que ofrecen una selección de los productos que más les interesa vender.
  • Terceros básico: con tal de arañar algunos euros y no pagar las tasas al Consorcio, muchas compañías ofrecen una modalidad de terceros básico sin ninguna cobertura de daños, como las lunas. En caso de algún siniestro consorciable, como una inundación que afecte al vehículo, no podremos dirigirnos al Consorcio de Compensación de Seguros.

En el momento del siniestro:

  • Obligación de acudir a talleres concertados: contratar libre elección de taller nos incrementa el precio del seguro, o así nos lo quieren vender. Otras veces ni siquiera tenemos esa opción. En el momento del siniestro se fuerza al cliente a ir a un concertado. Estadísticamente las aseguradoras se han dado cuenta de que llevando los vehículos a talleres concertados tienen un importante ahorro del coste de la reparación, ya sea por recibir los descuentos en la factura o por no enviar perito para controlar la reparación (autoperitaje).
  • Criterio de valoración: en algunos casos la aseguradora abona los daños al asegurado sin intervención de perito, siendo un empleado de la aseguradora el que decide el importe de los daños. El cliente ve como le han ingresado el dinero de una forma rápida pero la tasación puede dejar mucho que desear. Muchos clientes no entienden la diferencia entre un valor venal o real, y el valor de mercado. Estos criterios de valoración influyen tanto en el precio del seguro, como en la forma en la que se resuelve el siniestro.
  • Defensa jurídica: algunas pólizas prácticamente anulan la cobertura de libre elección de abogado asignando un capital insuficiente. ¿Cómo conseguir un abogado y procurador por menos de 500 euros?
  • Seguro de accidentes y asistencia sanitaria limitada: parece que nadie le presta atención a estas garantías, muchas veces justificando que “el coche es viejo y no necesito un buen seguro“. Curiosamente estas coberturas son para el conductor y no para el vehículo.
  • Asistencia en viaje: algunas aseguradoras ofrecen limitaciones ridículas, como remolcaje de grúa de sólo hasta 15 km.
  • Conductores nominados: exclusión de todas las coberturas, excepto el seguro obligatorio, para conductores no declarados en la póliza. En alguna de estas pólizas solo está permitida la inclusión de un solo conductor.
  • Clausulas lesivas de lo más variado: excluir coberturas por no llevar cinturón, por ir hablando por el móvil o por circular a velocidad superior a la permitida en el momento del siniestro.

Solvencia:

  • Aseguradoras operando en España en Libre Prestación de Servicios: el Consorcio no cubre a los asegurados de estas compañías extranjeras en caso de quiebra. Es como ir sin seguro, pero habiéndolo pagado.

Cancelar el seguro. ¿Puedo devolver el recibo del banco?

Si nos damos una vuelta por los foros vemos a muchos usuarios que se hacen esta misma pregunta. Las respuestas son de lo mas diversas.

En principio la Ley deja una puerta abierta regulando la obligación del pago de la prima a lo especificado en las condiciones de la póliza.

Si no hace ninguna mención, deberemos atenernos a lo que marca la legislación:

Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de dos meses de anticipación a la conclusión del periodo del seguro en curso.
Artículo 22, párrafo segundo de la LCS.

Esto es así, tanto si la oposición a la prórroga se formula por parte de la entidad aseguradora como si la realiza el tomador del seguro. No obstante, se permite una reducción de dicho plazo legal de preaviso, en beneficio del tomador del seguro o del asegurado.

Resumiendo: para clientes particulares, enviad con al menos dos meses de antelación una carta de baja firmada por el tomador del seguro acompañada de una fotocopia del NIF. Si ya estamos fuera de plazo, mi consejo es realizar una simple llamada al mediador para informarle de nuestras intenciones. Posiblemente os ofrecerá una solución para cancelar el contrato en la medida de sus posibilidades.

En el peor de los casos tendréis información suficiente para tomar una decisión.

¿Puede subirme la aseguradora el precio y tengo que tragar? Por supuesto que no. La aseguradora no puede incrementar el precio unilateralmente, aunque si puede existir una regularización (moderada) de la prima.

Tampoco tiene la obligación de notificar el precio de renovación, no obstante, la mayoría de aseguradoras mandan una carta de cortesía informando de la prórroga del contrato. Sí deberá comunicar con al menos dos meses de antelación una modificación de la póliza para que el asegurado pueda decidir si le siguen interesando las nuevas condiciones.

¿A que nos arriesgamos si devolvemos el recibo? A que nos realicen una reclamación judicial, probablemente vía monitorio. Rápido y contundente. Además de pagar el recibo tendremos que asumir otros costes adicionales: abogados, procuradores, tasas…

Podemos estar a favor o en contra de esta Ley pero a día de hoy es la que tenemos.